El liberalismo y los excesos de poder

El liberalismo —con su énfasis en la libertad, los derechos individuales y el bien común— elaboro simultáneamente una teoría sobre la creación y el control del poder.

El sistema de soberanía popular y separación de poderes existe no solo para ejercer el poder, sino también para proteger a los ciudadanos de la tiranía y de las decisiones del Estado abusivas o impulsivas.

Porque el poder ejercido de forma arbitraria destruye la libertad individual y el estado de derecho.

iopkmgfwd97846.png

La necesidad de establecer limites éticos y constitucionales en los sistemas democráticos liberales ya las trataron Tocqueville y Mill hace casi dos siglos1, 2.

La libertad de opinión y asociación no se traduce necesariamente en el derecho de actuar, ni tampoco en el derecho a imponer decisiones importantes sin consenso. En particular. aquellas que privan a las minorías de derechos políticos primarios, como en nuestro caso son la identidad y la propiedad de la nación.

Asuntos que hasta hace apenas nueve años no existían , porque históricamente tanto en Cataluña como en la Comunidad Autónoma Vasca sus poblaciones se sentían —aquí sí, claramente— mayoritariamente españolas.

Hacer prevalecer el gobierno de mayorías sobre la ética y la ley, fue definido por estos influyentes pensadores, como el despotismo de la mayoría. Y añadía Tocqueville, indicaba la naturaleza de la sociedad3.

«Estoy completamente convencido que las sociedades políticas no están hechas por las leyes, pero por lo que están preparadas a ser por sus sentimientos, creencias, ideas, hábitos del corazón y la mente de los hombres que las componen, y por aquello que la disposición primera y educación hace ser a esos hombres»

Para adquirir una genuina legitimidad democrática, ambas comunidades deben lograr que sus poblaciones se sientan propietarias y representadas por sus gobiernos autonómicos.

Para ello es de necesidad la alternancia real de ejecutivos y políticas que a su vez conformen leyes y prácticas de gobierno que respondan a las dos identidades que las conforman. Cincuenta años de gobiernos casi ininterrumpidamente nacionalistas, mantenidos en mayorías simples, limitan su personalidad y legitimidad ante una gran parte de sus poblaciones. 

El reto de cualquier sociedad basada en la soberanía popular es entender la diversidad humana y los derechos que de ella derivan, como una riqueza, no una amenaza a eliminar.

  1. Tocqueville, A., 1935-40. La democracia en América, vol. 1 y 2. Alianza Editorial 2017, 1 ed.
  2. Mill, J.S., 1859. Sobre la libertad. Tecnos, 2008.
  3. Tocqueville to Corcelle, sept 17 1853, corr 11, pp. 227-28.

¿Existen la gente y sus creencias?

La opinión pública no existe, en su mayor parte se genera por influencia de las élites políticas.

Es un espejismo pretender que se puede comprender mediante formularios y porcentajes. Las limitaciones también van mas allá de los efectos de encuadre, agrupación de diferentes políticas bajo un solo programa político, o desatención de fenómenos cualitativos como la intensidad.

De acuerdo con Neuman y Taller, dos influyentes científicos politicos, los ciudadanos son espectadores que escogen a sus gestores mientras suelen carecer de visiones claras sobre asuntos  politicos.

Son los dirigentes quienes participan en los estudios y deliberaciones que precede cualquier toma de decisiones y las articulan mediante leyes.

La elección se basa en personalidades o preferencias genéricas («siempre he sido socialista») raramente en el conocimiento de políticas especificas.

Así el ciudadano más que gobernar es gobernado. Porque carece de criterios claros respecto a los asuntos y acciones políticas concretas a realizar.

Su opinión es muy dependiente de la pregunta y su formulación. Habitualmente, construye las respuestas en función de la pregunta.

Ademas, la opinión publica es por naturaleza inestable e incluso contradictoria tanto a lo largo del tiempo como incluso en momentos particulares.

Cuando un asunto cobra una relevancia excepcional, el público desarrolla un conjunto de consideraciones homogéneas que puede cristalizar de forma estable a lo largo del tiempo.

Aunque esto implique inconsistencias que probablemente no son reconocidas, porque las respuestas se elaboran respecto al asunto que es mas patente y no para elaborar una solución general.

Principales referencias:

Neuman, W.R., 1986. The paradox of mass politics: Knowledge and opinion in the American electorate. Harvard University Press (documenta, mediante el estudio del periodo 48-80 en los Estados Unidos, la falta de interés y preferencias políticas de la mayor de la población, incluidas las clases profesionales; su inestabilidad y la influencia decisiva de una pequeña elite, menor del 5%, en configurar la opinion publica.).

Zaller, J.R., 1992. The nature and origins of mass opinion. Cambridge university press (Imprescindible, entre otras cosas describe la influencia de las elites e inestabilidad en el tiempo de la opinión pública).

Los derechos nunca son absolutos

Respuesta a la proposición de una diputada nacionalista reclamando la redefinición del derecho de autodeterminación.

ojkl;nmvwqpoeir.png
El 25 de julio de 2019 el Parlamento Catalan aprobó una nueva resolución reclamando el derecho a la autodeterminación de Cataluña (otras: 1989 «dentro del marco constitucional», 1991, 1998, 1999, 2004, 2010, 2011, 2012, 2013, 2016)

Es patente que ningún derecho fundamental es ilimitado ni tampoco esta libre de controversias. Cualquier derecho se debe armonizar con los derechos de otros y la seguridad de la comunidad.

En el caso del derecho de autodeterminación, la dificultad estriba en determinar cuales pueden ser las circunstancias que justifican acciones extremas como la independencia o secesión.

En el derecho internacional secesión y autodeterminación no son siquiera sinónimos remotos. El primero esta taxativamente proscrito1-5. El segundo se contempla, excepto en situaciones coloniales, exclusivamente mediante el autogobierno dentro de un estado.

Así sucedió en España, cuando por abrumadora voluntad popular se aprobó la Constitución en 1978 reconociendo la diversidad de identidades nacionales de nuestra nación. Apenas diez años después, existía un sistema de tipo federal, con un grado de autonomía fiscal y local entre los mas altos existentes en Europa6, 7.

Precisamente porque esos derechos de autogobierno e identitarios están ampliamente garantizados en España, el gobierno independentista catalán reconoció, en su libro blanco por la independencia publicado en 2014 que «Ni el derecho de la UE ni el derecho internacional contienen ninguna disposición que prevea un procedimiento al que se pueda acoger la Generalitat para convocar una consulta (de independencia) como la que se reclama mayoritariamente en Cataluña»8.

Lo cual nos lleva a uno de los deseos más razonables de la Sra. López (diputada europea por la Alianza Libre Europea, EFA en inglés y primer punto de su programa9.

Habrá un tiempo en el cual se convocara una conferencia internacional para revisar el derecho de autodeterminación y establecer los criterios necesarios para ponerlo en práctica en el contexto actual.

Criterios que (ay!) la diputada no define pero que nos recuerda deben ser más amplios que la “demasiado canadiense” Ley de Claridad10 que reconoce el derecho de secesión siempre que no sea unilateral, ofrezca mayorías claras y respete derechos de las minorías que puedan implicar redibujar fronteras.

Sigue leyendo “Los derechos nunca son absolutos”

¿Porque están los lideres secesionistas en la cárcel?

2017

Desafiante retrato bajo el lema “no nos detendrán” junto a cinco resoluciones  del Tribunal Supremo pidiendo la suspension del proceso secesionista,

Screenshot 2019-05-29 at 09.09.17.png

2019

Hoy ademas del Tribunal Supremo español, también se lo dice la Corte Europea de Derechos Humanos

tuykrjhgdfbsv.png
Enlace sentencia
33 … la Corte considera que la suspension buscaba varios ánimos legítimos enumerados en el Articulo 11, incluyendo

  • mantener la seguridad pública
  • defender el orden y
  • proteger los derechos y libertades de los demás