La verdad conveniente

Tan confortable como intencionada:

En los medios y la opinión publica se encuentran hoy, en todas sus declinaciones posibles, los términos “judicialización” de la política y “abuso del Constitucional”.

Titulares.png

El cimiento de la democracia es el derecho, no se puede extirpar el sistema politico del judicial.

Pocos recuerdan que el cimiento de la democracia es el derecho y que no se puede aislar el sistema político del judicial.

Dos axiomas de cualquier democracia liberal lo demuestran:

  1. La política no se judicializa si se cumplen las normas. Solo los regímenes autoritarios están por encima de la ley.
  2. En cualquier regimen descentralizado la obligada relación, dinámica y cambiante, entre la administración autonómica y estatal, es regulada por el Tribunal Constitucional.

Por esto, resaltar el excesivo protagonismo de la justicia, solo conviene al nacionalismo catalán.

Cómo el gobierno de CiU/Esquerra reconoció ya en 2014 en su Libro Blanco de la Transición Nacional de Cataluña, la aceptación de estos principios impedirían la consecución—inmediata—de sus objetivos.

Ni el derecho de la UE ni el derecho internacional contienen ninguna disposición que prevea un procedimiento al que se pueda acoger la Generalitat para convocar una consulta como la que se reclama mayoritariamente en Cataluña (enlace).

En democracia no se puede diseccionar la justicia de la política: el parlamento es el órgano legislativo.

No es culpa ni de Rajoy, ni de Sánchez o del siguiente. El sistema—democrático—no lo permite.

Este es el problema, por muy legitima que sea cualquier aspiración.

Para que políticos y parlamento acepten las aspiraciones secesionistas, estas tienen que ajustarse a la legalidad democrática.

Los movimientos revolucionarios fascistas, socialistas y anarquistas, cada uno de distinta forma, lo experimentaron en la segunda mitad del siglo.

Democracia y respeto a las leyes son inseparables. Por eso, de los anteriores movimientos, solo el socialismo democrático ha sobrevivido.

El nacionalismo en España esta ahora en su etapa revolucionaria. No acepta la legalidad y busca imponer un nuevo orden político.

Porque no solo existen ellos y porque somos una democracia, seria deseable que aceptaran la normas jurídicas.

Pero su revolución no ha terminado todavía. La proximidad del juicio de sus dirigentes solo pueden acentuar sus intereses en dispensar a la política de la justicia.

Nacionalismo Escocés: legitima la posición del gobierno español, mientras clama equivocadamente por la ética de la autodeterminación

Un extracto de la posición del SNP en este asunto, mostrada en la foto inferior, es la siguiente:

Statem.png

Primero, declara legítima la posición del Gobierno de España

El Gobierno Escocés del Partido Nacionalista Escocés (SNP) declara:

1. Los gobiernos catalán y español están perfectamente legitimados a tomar posición  en contra y a favor de la independencia.

Después, establece una condición ética:

Sigue leyendo “Nacionalismo Escocés: legitima la posición del gobierno español, mientras clama equivocadamente por la ética de la autodeterminación”

Lo que realmente quieren los nacionalistas

¡Al mal tiempo buena cara y mucho realismo!

Hay un importantísimo asunto en la presente situación política catalana que se esta obviando de manera irresponsable.

Casi cada día, recibimos constantes e insustanciales noticias de si el independentismo es un 51% o baja a un 48%, si una Cataluña independiente dejara o no la Unión Europea… ¡Irrelevante en estos momentos y ganas de marear la perdiz!
Sigue leyendo “Lo que realmente quieren los nacionalistas”

Profético Tarradellas: el origen del conflicto y la mentira

Tarradellas1931
Tarradellas en 1932

Recientemente, dedique algo de tiempo a leer con detenimiento la carta que en 1981 Tarradellas escribió sobre los peligros que implicaba la ideología y actitud de Pujol y Convergencia para Cataluña.

En los años treinta del siglo pasado, Tarradellas fue fundador de Esquerra Republicana y en 1932 y 1936 Diputado y Conseller de la Generalitat, primero en Gobernación y luego en Finanzas.

En 1954 fue designado Presidente de la Generalitat en el exilio y en 1977 fue nombrado Presidente Pre-Autonómico por el gobierno de Adolfo Suarez

Consciente de la complejidad de la sociedad catalana, sus primeras palabras públicas como restaurado Presidente de la Generalitat, después de 33 años en el exilio, fueron reveladoras de su pensamiento político y valores morales .

En su primer alocución publica dijo: “Ciutadans de Catalunya, ja sóc aquí!” en lugar de “Catalans, ja sóc aquí!”.

Este experimentado hombre de estado y privilegiado conocedor de la historia política catalana y sus protagonistas, se despidió de su cargo en 1980.

En 1981 escribió una amarga carta dirigida a la población porque tenia unas preocupaciones que el mismo reconoce se estaban “convirtiendo en algo casi morboso, y que me tenía más que preocupado” (párrafo 33 de la carta completa reproducida a continuación del extracto)

Su, mas que carta, profecía, fechada en 1981, arranca con la denuncia de la negativa de Pujol de como era tradicional, brindar por España (y Cataluña) durante acto oficial de su relevo y proclamación de Pujol como presidente de la Generalidad un año atrás (6).

La carta argumenta lo siguiente: Sigue leyendo “Profético Tarradellas: el origen del conflicto y la mentira”