Los derechos nunca son absolutos

Respuesta a la proposición de una diputada nacionalista reclamando la redefinición del derecho de autodeterminación.

ojkl;nmvwqpoeir.png
El 25 de julio de 2019 el Parlamento Catalan aprobó una nueva resolución reclamando el derecho a la autodeterminación de Cataluña (otras: 1989 «dentro del marco constitucional», 1991, 1998, 1999, 2004, 2010, 2011, 2012, 2013, 2016) 

Es patente que ningún derecho fundamental es ilimitado ni tampoco esta libre de controversias. Cualquier derecho se debe armonizar con los derechos de otros y la seguridad de la comunidad.

En el caso del derecho de autodeterminación, la dificultad estriba en determinar cuales pueden ser las circunstancias que justifican acciones extremas como la independencia o secesión.

En el derecho internacional secesión y autodeterminación no son siquiera sinónimos remotos. El primero esta taxativamente proscrito. El segundo se contempla, excepto en situaciones coloniales, exclusivamente mediante el autogobierno dentro de un estado.

Así sucedió en España, cuando por abrumadora voluntad popular se aprobó la Constitución en 1978 reconociendo la diversidad de identidades nacionales de nuestra nación. Apenas diez años después, existía un sistema de tipo federal, con un grado de autonomía fiscal y local entre los mas altos existentes en Europa.

Precisamente porque esos derechos de autogobierno e identitarios están ampliamente garantizados en España, el gobierno independentista catalán reconoció, en su libro blanco por la independencia publicado en 2014 que “Ni el derecho de la UE ni el derecho internacional contienen ninguna disposición que prevea un procedimiento al que se pueda acoger la Generalitat para convocar una consulta (de independencia) como la que se reclama mayoritariamente en Cataluña”.

Lo cual nos lleva a uno de los deseos más razonables de la Sra. López (diputada europea por la Alianza Libre Europea, EFA en inglés y primer punto de su programa).

Habrá un tiempo en el cual se convocara una conferencia internacional para revisar el derecho de autodeterminación y establecer los criterios necesarios para ponerlo en práctica en el contexto actual.

Criterios que (ay!) la diputada no define pero que nos recuerda deben ser más amplios que la “demasiado canadiense” Ley de Claridad que reconoce el derecho de secesión siempre que no sea unilateral, ofrezca mayorías claras y respete derechos de las minorías que puedan implicar redibujar fronteras.

Sigue leyendo “Los derechos nunca son absolutos”

«Esto va de democracia»: un lema para la euforia y la embriaguez

rytegbfwdva.jpeg

Porque esto no «va de democracia» sino de estabilidad de fronteras, marginalización de minorías, conflicto intergrupal, exclusivismo, identitarianismo, segregación, supremacismo, subsidiaridad, empatías, democracia plebiscitaria, igualdad, derechos individuales, justicia distributiva, diversidad, derecho a la revolución, gobierno o tiranía de la mayoría, epistemología moral, alcanzar bienes mayores contra principios morales, dictadura de la minoría, idealismo o realismo, ética institucional, derechos territoriales, uso justificado de la fuerza, limites democráticos, prejuicios, estereotipos, chivos expiatorios, propaganda,…

Demasiado complejo para un himno de discoteca.pioklnopiujn.jpg

Derechos territoriales

Letter to Greeley.jpgBasar el derecho a la secesión en que las naciones son asociaciones cuyos constituyentes han acordado libremente unirse, y por tanto pueden deshacerse mediante el ejercicio de la libertad individual, es una contradicción con los principios territoriales del estado.

¿Porque un estado tiene el derecho de jurisdicción y de ejercer el poder sobre un territorio? ¿Tienen los estados el derecho de defender su integridad territorial y resistir  demandas de secesión o autonomia?

Existen diversas teorías estatales (Kant, Locke, Hobbes,…) y no estatales o históricas. para justificar esta realidad.

Los dirigentes no elaboran argumentos idealizados de teoría política o comportamiento humano. Simplemente ejercen su función como realistas.

Un buen ejemplo lo ofrece esta carta de Abraham Lincoln donde rechaza cualquier otra justificación para salvar la union que no sea su valor en si misma:

«Mi objetivo máximo en esta lucha es salvar la Union y no salvar o destruir la esclavitud. Si puedo salvar la Union sin liberar un solo esclavo, lo hare…».

El termino de soberanía del pueblo, basado desde el XIX en el ejercicio democrático, esta fundamentado sobre unas fronteras, una demarcación que define el pueblo llamado a participar, cuyo origen es de otra indole.

Es debido a fuerzas de mayor duración de tipo histórico como la demografía, migraciones, economía, intereses estratégicos, culturales e incluso la geografía.

Como agua y aceite son de difícil comparación, y en ocasiones, reconciliación.

Destructivo soberanismo inglés

Una larga mayoría de los 892 miembros del Partido Conservador encuestados por la institución oficial YouGov lo dicen claro.

Hay que salir de la Unión Europea aunque Escocia e Irlanda del Norte abandonen la unión; la economía sufra una crisis mayor que la de 2008 o se termine su propio partido.

opoioopkl.png
Enlace resultados

La unidad o prosperidad del Reino, su propio partido, nada tiene mayor valor que la (inespecifica) soberanía e intereses de Inglaterra, la nación mas grande de la Unión ⁠—formalmente recreada en 2014 como confederación.

Revelador.

Y bien conocido desde hace tiempo.

qgdfajkje.png