Sempiterno e insidioso soniquete*

Mensaje reciente del secretario nacional del PP con su interpretación de que es la nación española (bueno, no suya sino la de un poeta porque siempre será más fácil copiar que crear).

O como ser a la vez capaz e incompetente.

97462314.png

Es decir, según Teodoro y el poeta, España es raza y religión.

Secretario general y dos ingenierías. Pero nulo en ciencias políticas, biología y poesía.

Veamos, el poema no es agresivo ni, considerando cuando se escribió, necesariamente racista.

Simplemente refleja los valores principales del nacionalcatolicismo de la dictadura (más aquí y aquí).

963512,0.png

La integración del franquismo en la democracia a través de AP y luego PP ha tenido ventajas indiscutibles: inexistencia de extrema derecha, aceptación general del aborto,… pero nos ha dejado estas secuelas en *algunos* políticos del PP.

Declaraciones improcedentes pero no solo típicas del PP. Dirigentes de otros partidos también han emitido declaraciones improcedentes que ahora no es necesario enumerar.

Pero sin duda lo pero que hemos recibido del pasado ha sido la peor intolerancia hoy presente en nuestra la sociedad.

Con estos y otros extremos nos toca vivir y formar nuestro país. A nada sirven las rabietas.

Una chuletilla para Teodoro:

Una nación es una comunidad estable en el tiempo de personas que, si se rige por los principios del liberalismo democrático, tiene como principio la primacía de la ley y de ciertos derechos inealineables del individuo sobre los de la comunidad.


* Pido excusa a los flamencos, para quienes soniquete significa justo el sentido contrario. Expresar el compas de una forma personal y emocional determinada (rubato, énfasis..) pero difícilmente explicable.

Y ademas del, este si extraordinario poema de Peso arriba enlazado, a continuación una milonga flamenca que yo dedico a Teodoro

Como el viento de poniente

José Dominguez “El Cabrero” y Elena Bermúdez

De niño no me gustaban los libros ni las sotanas
ni salir en procesión,
eran tan desobediente como el viento de poniente,
revoltoso y juguetón.

En vez de mirar par cielo
me puse a medir el suelo que me tocaba de andar,
y nunca seguí al rebaño,
porque ni el pastor ni el amo eran gente de fiar.

Empecé haciendo carreras
por atajos y veredas mu estrechas para mí,
y decían mis vecinos
que llevaba mal camino apartao del redil.

Como aquel que calla, otorga,
y aunque la ignorancia es sorda,
pude levantar la voz,
más fuerte que los ladríos de los perros consentíos
y que la voz del pastor.

Siempre fui esa oveja negra
que supo esquivar las piedras que le tiraban a dar,
y entre más pasan los años
más me aparto del rebaño porque no sé a donde va.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s