Durante cuarenta años el Parlamento catalán no era Cataluña

Nunca integración y solo ahora representación

Solo en 2017 el Parlamento comienza a reflejar la realidad demográfica de una Cataluña donde la demógrafa Anna Cabré estableció, en una obra muy citada (1), que entre 1877 y 1970 el 60,3% de la población de Cataluña era de origen emigrante.

Esta reconocida profesional (no libre de polémica, ver referencias),  afirmó también que la portada de su libro mostrando unos castellers era una «bona il·lustració de la integració».

Este es un argumento estrafalario, la mayor integración de cualquier grupo ciudadano solo existe cuando se ve reflejada en los órganos de poder democráticos.

¿Qué mejor ilustración de la integración de la emigración que el perfil del Parlamento de Cataluña establecido mediante el análisis de frecuencia de los apellidos de sus diputados en tres categorías: ambos apellidos catalanes, uno o ninguno? (ver nota final sobre limitaciones del análisis)

En su trabajo, Cabré muestra cómo ese crecimiento se debe principalmente a la migración y estima que dos tercios de la población catalana son ellos, sus padres o abuelos de origen no local. Por tanto, se podría esperar una proporción de apellidos mixtos en los apellidos de los diputados del Parlamento de Cataluña y ambos catalanes del 60/40% respectivamente (limitaciones de esta hipótesis al final de esta entrada).

pc1765121


Una proporción mayor del 70% de ambos apellidos catalanes hasta 2017, parece indicar que desde el primer Parlamento la política catalana a estado dominada por unas elites de estricto linaje catalán.

Para ilustrar la composición del Parlamento de Cataluña he escogido cinco elecciones, aproximadamente una cada diez años, de las doce habidas desde la restauración del régimen democrático en 1980.

Esta tendencia solo se ha visto interrumpida con la aparición de Ciudadanos en 2017 como partido mayoritario.

pc1765121.png

Los datos también nos muestran desde 1980 el fracaso de (si alguna vez existió) dicho esfuerzo. La tasa de ambos apellidos catalanes se mantuvo por encima del 70% hasta 2010.

Además en la serie histórica se evidencia:

(i) Dominancia étnica catalana abrumadora en las fuerzas políticas gobernantes, como lo evidencia la altísima prevalencia (más de dos tercios) de ambos apellidos catalanes en CiU, ERC y hasta el 2010 del PSC-PSOE.

(ii) La incapacidad, posiblemente inherente, del nacionalismo de integrar a la población de origen emigrante de cualquier generación en sus cuadros dirigentes. Estamos hablando de ya ciento cincuenta años de influjo poblacional de otras áreas de España, si consideramos que las primeras emigraciones ya se dieron a finales del XIX (3).

(iii) Implosión de este modelo de dominancia étnica como sugiere la escasez de apellidos catalanes entre los diputados de Ciudadanos y su triunfo como primer partido catalán en 2017. 

(iv) Completa transversalidad identitaria de los partidos conservadores de ámbito nacional UCD, AP y PP desde 1980 mostrando un equilibrio casi paritario del 50% entre apellidos catalanes y mixtos/no catalanes. Curiosamente, ausente en fuerzas nacionalistas/catalanistas locales y con menor intensidad en el PSUC y posteriormente PSC-PSOE.

pc10-65431.png
pc99_863518.png
pc88_ouhjbk.png
pc80_ljglkl.png
636521.png
Parlamento de Cataluña años 1980, 88, 99, 2010, 17. Porcentaje de diputados con ambos apellidos catalanes.

Limitaciones y comentarios sobre el análisis

Estos gráficos no pasan de ser una primera aproximación al tema y como tal, realizada de forma rústica.

La adscripción de personas a cada categoría (realizada según criterios subjetivos por una persona catalana, pero sin conocimientos filológicos) esta sujeta a varias consideraciones que deberían añadirse como valores de variación o incertidumbre de la muestra analizada. Por ejemplo, se deben considera factores de confusión cómo puede ser clase social o educación.

Ambas cifras junto con la evidencia proporcionada por Cabré sobre apellidos y antecesores respectivamente, sugieren que la posibilidad de tener ambos apellidos de origen catalán, puede ser marcadamente menor que la reflejada en la muestra obtenida de los diputados del Parlamento Catalan (hasta 2017, siempre superior al 70%).

No obstante estas limitaciones, los datos sugieren una representación desigual, en el Parlamento de Cataluña de la población en función del origen nativo o no de sus antepasados.

Cuya consecuencia son al menos cuatro.

  1. Cuestionar las políticas realizadas hasta la fecha en promoción social;  
  2. mostrar el fuerte carácter étnico de los partidos dominantes;
  3. Tres, revelar no solo una sobrerepresentación cultural o política nacionalista, sino de linajes nativos en los miembros de la cámara;
  4. y en su conjunto, evidenciar un claro deficit de representación democrática en el Parlamento, el órgano institucional de representación de la población catalana en su conjunto si atendemos a su origen familiar.

Estas conclusiones que muestran una creciente división étnica y de poder político a favor del grupo identitario catalán, se ven confirmadas también por otro estudio realizado por un grupo de economistas, sobre los primeros apellidos (identificados como tales por otra metodología) de diferentes órganos políticos.

Según estos datos, los cargos del Parlamento, el Consejo Asesor para la Transición Nacional (a la independencia), el Gobierno y los altos cargos de la Generalidad y la población en su conjunto, que refleja un incremento del 49-62% de apellidos catalanes entre las élites políticas.

65321891323.png
Güell y Rodríguez-Mora, 2015

Pero hay otros estudios reveladores de la falta de correlación entre el perfil identitario y político español/catalán de la población y sus elites políticas.

Las elites políticas de lengua maternal española son mucho más nacionalistas que la población

El deficit de representación de identidad y afiliación española que se ve confirmado por estudios sociológicos (4, 5) cuando describen un desequilibrio a favor de una identidad predominantemente catalana entre los políticos y el conjunto de la población cuya lengua materna es el español (4,8% y 48,8% respectivamente se identifican como predominantemente españoles). Desproporción no observada entre la población y los políticos cuya lengua maternal es el catalán.

Las ricas con los ricos y las catalanas con los catalanes

Conclusión similar a la refrendada por los economistas Güell et al. (6) en otro amplio y completo estudio de apellidos catalanes que describe como la movilidad social disminuido a lo largo del siglo pasado en Cataluña. La razón aducida es que los individuos e casan cada vez más con personas de su mismo nivel de educación y señaladamente desde principios del siglo pasado, de origen catalán. De esta forma, impidiendo simultáneamente la movilidad intergenaracional educativa (y probablemente económica) y étnica.


Referencias:

1- Cabré, A., 1999. El sistema català de reproducció (Vol. 35). Proa.

Su libro, ademas de un exhaustivo y original estudio demográfico, ofrece sugerentes errores biológicos, la cultura no «se vehicula aparentemente en los cromosomas» y antropológicos, tampoco «el migrante viene a ser adoptado».

El libro obviamente ofrece mucho más como obra académica y documenta como Cataluña paso de dos millones de habitantes a final del siglo XIX a los cerca de siete actuales, experimentando un incremento de población doble del conjunto de España (250 y 133 %), debido principalmente al crecimiento de Barcelona.

Tendencia similar a la experimentada al resto de grandes capitales y sus provincias españolas como Zaragoza, Málaga, Sevilla, Vizcaya, Valencia, Madrid o Alicante (Fundación BBVA. Cuaderno 51. La población en España 1900 2009, p. 3).

2- Conferència impartida a les Jornades per a la integració, la convivència i la ciutadania, sessió “Immigració i Ciutadania”, organitzades per la Universitat d’Estiu de Terrassa i l’Ajuntament de Terrassa. Terrassa, 11 de juliol de 2000. Centre d’Estudis Demogràfics accesible aqui

3- Los veinticinco primeros apellidos mas comunes en Cataluña son por orden de frecuencias progresivamente descendentes del 22 al 2.3%: García, Martínez, López, Sánchez, Rodríguez, Fernández, Pérez, González, Gómez, Ruíz, Martin, Jiménez, Moreno, Hernández, Muñoz, Díaz, Romero, Navarro, Torres, Álvarez, Gutierrez, Molina, Ramirez, Serrano y Gil.

De los primeros doscientos primeros apellidos, representando a un 38,03% de la población, aproximadamente un 25% son de origen catalán. Fuente, Instituto de Estadística de Cataluña https://www.idescat.cat/cognoms/?

4- Martínez‐Herrera, E. and Miley, T.J., 2010. The constitution and the politics of national identity in Spain. Nations and nationalism, 16(1), pp.6-30.

5- Miley, T.J., 2007. Against the thesis of the “civic nation”: the case of Catalonia in contemporary Spain. Nationalism and Ethnic Politics, 13(1), pp.1-37.

Un visión contraria a Miley, aunque basado en un estudio de menor amplitud y complejidad matemática es:

Serrano, I., 2013. Just a matter of identity? Support for independence in Catalonia. Regional & Federal Studies, 23(5), pp.523-545.

6- Güell, M., Rodríguez Mora, J.V. and Telmer, C.I., 2014. The informational content of surnames, the evolution of intergenerational mobility, and assortative mating. The Review of Economic Studies, 82(2), pp.693-735.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s