Mi gente

He sido testigo en estos años de algunas situaciones donde el nacionalismo ha interferido con la vida de catalanes que quiero (casi toda mi familia y amigos lo son).

A continuación describo algunos de esos casos. Naturalmente, nombres, oficios y otros detalles personales son inventados.


Normalización del catalán 

En los años noventa del siglo pasado, Jacinto era un enfermero vocacional que se entregaba al trabajo con pasión y sentido de servicio excepcional. De padre y madre catalánes de muchas generaciones, su infancia se había desarrollado en el idioma familiar.

Prefería expresarse habitualmente en español, pero es particularmente sensible con enfermos y gente mayor a los que hablaba en catalán en cuanto lo notaba necesario.

Después de cerca de veinte años de intenso trabajo hospitalario y asistencial se convocaron unas oposiciones al sistema de salud catalán.

Jacinto presentó su solicitud y pasó todas las pruebas técnicas excepto la del idioma catalán, porque el nivel de exigencia escrita era verdaderamente alto (nivel C, el cuarto mas alto de los cinco posibles).

Para el, catalán nativo y acostumbrado en su hogar a ese idioma, pero carente de una educación formal, era imposible alcanzar ese nivel.

Así se empezó a aplicar la llamada ley de ¨normalización¨ de la lengua catalana.

Sin miramientos ni consideración por generaciones de catalanes que no habían recibido una instrucción escolar en la lengua escrita.

Si me preguntan diré que no, Jacinto, no ha estado ni antes ni ahora, interesado en pasearse agitando la senyera.

Menos aun, cualquier asunto relacionado con la independencia.

Comisariado político

Alícia lleva trabajando cerca de treinta años de redactora para la radio pública catalana.

Sus padres ambos originarios de familias catalanas, hablaban el español habitualmente en casa, lo cual no impidió a Alícia ser bilingüe y desarrollar, su posterior vida profesional, íntegramente en catalán.

Casó con un catalán y su primera sorpresa vino cuando ya en los ochenta, sus textos eran censurados cuando se refería a algún equipo de deportes como español. Desde un principio, se los devolvían con la corrección ¨Estado español¨.

La semana pasada me escribía su compañero: Ayer el pueblo estaba abarrotado y hoy casi vacío pues las multitudes se han ido a concentrar a los “puntos de convocatória” entre banderas, eslóganes, bocinazos y miradas de soslayo a los que no responden a esta parafernalia de demostraciones …”  y sigue “no sabes como esta la situación en los pueblos del interior, en la Cerdaña nos han llegado a decir, mientras charlábamos entre nosotros en un bar, que hablásemos en catalán” y termina “El aire de todo el país esta “enrarecido” y los “pirómanos”  más exultantes que nunca echando leña al fuego,…” 

Alícia cuando me oyó citar a un conocido político catalán que decía: “me quieren hacer escoger entre muslo y pechuga, y a mi no me gusta el pollo” sonrío con complicidad y un cierto deje de melancolía.

Autoodio y supremacia espiritual

Jesús llegó a Barcelona, cuando apenas tenia 6 años de edad, desde un pueblo de Córdoba. Su familia apenas tenia recursos económicos*. Muy trabajador y cumplidor. Es ambicioso y con muchas ganas de abrirse camino en la vida. No tanto por el dinero en si, como por asentarse en la sociedad profesional y personalmente. Hoy disfruta de un merecido éxito profesional.

Formo parte de CiU varios años y es partidario acérrimo del derecho a voto, aunque no tanto de la independencia, de Cataluña.

Durante una reciente amigable charla en torno a una mesa de bar me describió una reciente visita a su pueblo natal. En un momento dado y literalmente cerrando puños y ojos dijo “estos andaluces son unos vagos que no quieren trabajar y viven de mi dinero” seguido de “es una tierra de subvencionados” y algunas lindezas mas en la misma linea.

Luego, tras hablar de otras cosas, se fue contentísimo a su casa con el disco Tributo a Pareja Obregón de preciosas sevillanas que le regalé.

Naturalmente Jesús no falla a ninguna manifestación y pregunta a muchos de sus conocidos, como si fuese la cosa mas natural del mundo,  si también piensan ir o no.

Hartazgo vital

Paloma y Juan ha vivido toda su vida en Barcelona regentando una pastelería. Es en Cataluña donde tienen toda su familia y han vivido toda su vida.

Ahora envían WhatsApp diciendo estar hartos de un país que perciben enrarecido, donde la culpa la tienen siempre los otros  y acabar mal no le importa ya a casi nadie.

Están buscando casa en Málaga. Lugar al que no les une lazo ninguno. Pero donde esperan encontrar al menos armonía y la ausencia de un discurso que todo lo interpreta en una sola dirección.

Sensaciones estas, similares a las ya vividas —masivamente — en tierras vascas (ver referencia al final).

Algo que nunca imagine para Cataluña y me afecta de manera especial (**).

Otra visión habitual

Recibí hace pocos dias un mensaje de un miembro de mi familia “… yo soy “indepe”… (pero) me lo tomo con calma… Creo que desde fuera se perciben las cosas mucho más crispadas de lo que en realidad están siendo aquí”.

Solo pude responder citando lo implausible de esta indiferente aseveración.

Los otros tienen mucho mas y no nos quieren

Hace poco, pasaba unos días en casa de unos parientes, ambos de familia muy tradicional catalana, cuando sin muchos preámbulos, el matrimonio paso a expresarse de forma destemplada sobre los abusos económicos a los que les sometía el gobierno central y el desprecio del que eran objeto como catalanes.

Me dejo muy sorprendido, porque esta pareja nunca había tenido con anterioridad un gran interés en asuntos políticos.

Para mi sorpresa, siendo los dos buenos profesionales y habituados a manejar asuntos complejos, no me supieron dar ningún detalle que sustentara sus afirmaciones.

Intente sin éxito, porque me interesaba de verdad, averiguar como sabían que la situación de los trenes de cercanías, que ellos no usan nunca, era tan desastrosa; o como suponían que en Madrid no sucedía algo parecido.

Incluso, comente, dando varios ejemplos de mi propia experiencia, que el transporte en Londres era un autentico desastre. También añadí que nadie por eso se quejaban si en Manchester o Glasgow las cosas estaban mejor.

La verdad, solo conseguí ponerlos aun mas nerviosos.

A la mañana siguiente ambos estaban molestos y expresaron su interés de forma sentida, pidiendo no les malinterpretara, y repitiendo que ellos no eran para nada independentistas. Yo no sabia que podía decirles constructivo.

Ahí me di cuenta que si alguien tan poco dado a la política y poco predispuesto a ningún cambio, estaba tan alterado y sentía, como ellos lo sentían de verdad, las cosas de esta manera, la situación era en verdad muy seria.

Mi compañera, también catalana, me hizo ver que la propaganda nacionalista había sido muy, pero muy, efectiva. Porque había sembrado la discordia y el agravio con devastadora efectividad entre nuestra gente.

Un testimonio más actual

El pasado 4 de Octubre recibí el siguiente mensaje:

Siento lágrimas en los ojos al ver la ciudad que me vio nacer y crecer. Estaba orgullosa de pertenecer a una ciudad cosmopolita abierta al mundo donde no importaba que idioma hablases o tu idiologia. Y ahora miro al mismo lugar con una profunda tristeza..división social, agresividad por parte de las fuerzas del estado. Manipulación política y de los medios sociales por los dos bandos. “Da igual la bandera que vistas nunca hay bando ganador”.

Hay fractura social y miro a mi hijo de 4 años de madre catalana y padre leones y me pregunto ¿en que ciudad vivirá?  ¿debo marcharme del lugar que amo? ¿debo hacer las maletas? ¿no esta bien visto sentirme española? ¿creeran que soy fascista si me expreso en mi lengua materna?.

Me considero ciudadana del mundo …catalana..española.  Todos acabaremos siendo “polvo de estrellas”… ¿de verdad vale la pena dividirse por un sentimiento?  ¿de verdad vale la pena poner en riesgo la tranquilidad social? ¿de verdad queréis que vuestros hijos crezcan en la ruptura en un mundo ya bastante roto?¿de verdad queréis que los políticos de un lado u otro os utilicen a su antojo?

Yo quiero una vida sencilla y tranquila..ver el cielo azul..ver a mi hijo crecer ..estar con mis amigos catalanes .. españoles y del mundo entero.

La independencia unilateral no en mi nombre

Lo impublicable porque vulnera valores básicos de respeto y derechos

Aquello que me contó un profesor de instituto de lengua catalana respecto a los no nacionalistas y la utilidad de la democracia.

————

Estas son mis vivencias de este asunto. No tengo otras.

Tal vez, por su escaso numero poco representativas, pero autenticas.

Todas ellas me dejaron impresionado y triste.

Mis sentimientos están, como siempre, con todos ellos.


Referencia

* “Los salarios agrícolas… son casi idénticos en 1958 a los de 1935”. Hugh Thomas.La Guerra Civil Española. Citado en In Hiding. The Life of Manuel Cortes. Ronald Fraser. Verso, 2010, p.174.

** Diaspora vasca. Sección Democracia. Breve, documentada y equilibrada sección en: https://es.wikipedia.org/wiki/Diáspora_vasca#Democracia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s