Nacionalismo mutante

¿Porque Escocia y no Bretaña del Norte?

Esta tarde la intervención en el festival del libro el distinguido historiador escocés Tom Divine ofreció varias reflexiones interesantes.

En una muestra de ingenuidad intelectual que le honra, este historiador pro-independentista realizo una pregunta al publico. ¿Me podrían sugerir razones del brusco cambio de lealtades de la nación británica a la escocesa? A continuación intento resumir su intervención.

El origen próximo

untitledDivine describió como hasta la union de 1700 la sociedad estaba sumergida en el faccionalismo, la pobreza e intolerancia  religiosa. Posteriormente, entre 1760 y 1920 Escocia experimento un crecimiento extraordinario en urbanismo, industria y sistemas de explotación agrícola.

La unión con Inglaterra sirvió—al contrario de los irlandeses que fueron conquistados y no obtuvieron apenas beneficio económico— para afirmar la nacionalidad escocesa.

Un hecho corroborado por la fundación del Partido Conservador y  Unionista escocés en 1912. Como se vera mas adelante, no idiosincrásicamente contrario al nacionalismo, sino a la rotura de la unión amenazada por el independentismo irlandés.

Un Partido Conservador que fue el gran protector de la nacionalidad escocesa hasta que en los 90 el Thatcherismo rompió esta larga tendencia.

Fue según Divine, una colaboración benigna entre Inglaterra y  una Escocia sobrerepresentada  en las estructuras del Imperio respecto a la nación inglesa, tanto en la administración como en el ejercito o en la economía esclavista.

Unión basada en un mercado común y en el desarrollo económico. También, hasta el desarrollismo de los 50, mantenida por la capacidad de Escocia de determinar sus propias leyes locales.

En temas lingüísticos, no se dio Escocia una supresión forzada del tradicional lenguaje del norte de Inglaterra y la mayor parte de Escocia (Scots), del Gaélico o del Nors, sino una progresiva aceptación del lenguaje común: el actual inglés.

¿Porque la nación continuó?

En historia no existe una sola causa explicativa de los acontecimientos nos recordó el historiador. Nadie sabe porque existía y existe la nostalgia por la nación escocesa. Expresada durante los últimos siglos en la obra de abundantes artistas, poetas, músicos o pintores. Es un sentimiento colectivo centrado en cierta mitología. Con la historia (“historia nacional”, añadido mío) como pilar principal de la identidad.

Sentimiento también expresado en la recreación de memorias populares. Basada en historias muchas de ellas, no necesariamente ciertas. Como la intensa y nostálgica mirada a las Tierras Altas buscando signos de carácter e identidad. Coronada por una narrativa, mas un anhelo que una realidad, de no subyugación de Escocia al Reino Unido y por extension a Inglaterra. Expresión del deseo de no ser asimilados en la nación británica, de permanecer como identidad propia.

Nueva variante mayoritaria

Un nacionalismo siempre presente, pero en constante cambio.

Es decir convirtiendose en el presente en aquello que no era en el pasado.

Desde el tartanismo escocés e imperial, dominante en los siglos XVII y XVIII; al romántico en el XIX, ejemplarizado en las obras de Walter Scott.

Un sentimiento nacional que, a finales del XX y principios del presente siglo, mutó bruscamente—en apenas una decena de años—de ser mayoritariamente británico a independentista.

Sentimiento iniciado al perderse el imperio. Alimentado también por un cierto desagrado con sus acciones barbáricas. Secesionismo posteriormente acrecentado por la crisis industrial, y consiguiente desempleo y desamparo sentido en los 80.

Tal vez también influido en alguna medida por a la presencia de familia, distribuida tras repetidas emigraciones, en antiguos dominios del imperio y hoy naciones independientes.

Termino el historiador recordando, en otro gesto genuino, una importante consideración final: en historia uno tiene que ser continuamente escéptico con las propias conclusiones.

Sirva esta nota como recordatorio de una informada y honesta disertación.

Historia sin historia

Claro que muchas veces la pregunta condiciona la respuesta y puede dejar el asunto de fondo sin responder.

Cornwall tanto como Escocia no son, ni Bretaña del suroeste, ni del norte. Ambas mantienen un carácter propio, como tantas otras areas del Reino Unido.

Quizás la pregunta debería haber sido ¿porque se cambio del nacionalismo histórico y romántico y compartido al étnico y separatista?

Quizás fijándose en el origen histórico de la union, Divine sugiere intereses económicos divergentes (el titulo de la charla era “un matrimonio de conveniencia”) y descarta importantes consecuencias como, la extension de la solidaridad y la creación de lazos de sangre, entre los pueblos. 

Los datos históricos no apoyan necesariamente la primera premisa. El fraccionamiento también ha producido estancamiento.  

Respecto a la segunda, no mencionar los posibles beneficios de la creación de un sentido de grupo mas amplio, el británico por encima del escocés o inglés, es algo que me sorprende. Eso sería como ignorar los beneficios del desarrollo y el progreso  histórico de la sociedad porque detrás este la codicia individual y el capitalismo.

Puede ser debido un silencio conveniente, a creer falto de valor  los asuntos emocionales, o a mi desconocimiento del autor mas allá de leer un par de sus libros.

En un plano mas general, en los anteriores razonamientos subyace un sentido de la existencia de pueblos con grupos compartiendo origen y cultura común y en consecuencia, un destino singular. Asuntos de dudosa realidad histórica y que pertenecen, al también real, campo de lo imaginario.   

Una misma población puede expresar diferentes culturas o creencia. O a la inversa, una cultura puede ser protagonizada por poblaciones diferente. Mostrando así que en historia la única regla es que no hay reglas.

Es decir, la interpretación de los acontecimientos sociales nunca es unidireccional. Ni una causa produce siempre el mismo efecto. Ni tiene un fin en si misma.  

La historia—bien que nos dificulte su entendimiento—no se puede ni debe, narrar como una historia.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s