No hay regla sin excepción

excepcion.jpg

Entre todas las naciones europeas la unión entre Escocia e Inglaterra, para formar el Reino Unido, produjo una reconocida singularidad.

En el siglo XVIII, la fusión de ambas coronas estableció una Escocia que, aunque sin autoridad propia, mantuvo su condición de nación.

Esta peculiaridad fue posible en un periodo único en la historia de las estructuras de gobierno.

El tiempo entre finales del siglo XVII, tras el fin, en Inglaterra y Escocia, de la monarquía absoluta y el siglo XIX, cuando surgió el estado nacional y democrático moderno.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s