¡No tenemos ni idea, pero fíate!

Carta del 19 de Agosto de B.A.Johnson a D. Tusk, presidente de la Comisión Europea

JohnsontoTusk19August19.png
Original disponible aquí, busque usted las mencionadas pero inexistentes “soluciones alternativas”

Ademas de decir no a cualquier acuerdo afinando en las 88 notas del piano.

¿Dónde han estado los partidarios de romper con la Union Europea todo este tiempo?

¿Cuál es el plan concreto sobre Irlanda del Norte, Escocia o los acuerdos comerciales?

Dos dias después Angela respondió, entre flemática y condescendiente, a la propuesta de Johnson de encontrar una solución a las fronteras irlandesas: «lo que se consigue en dos o tres años, también se puede conseguir en treinta dias».

Sigue leyendo “¡No tenemos ni idea, pero fíate!”

¿Existen la gente y sus creencias?

La opinión pública no existe, en su mayor parte se genera por influencia de las élites políticas.

Es un espejismo pretender que se puede comprender mediante formularios y porcentajes. Las limitaciones también van mas allá de los efectos de encuadre, agrupación de diferentes políticas bajo un solo programa político, o desatención de fenómenos cualitativos como la intensidad.

De acuerdo con Neuman y Taller, dos influyentes científicos politicos, los ciudadanos son espectadores que escogen a sus gestores mientras suelen carecer de visiones claras sobre asuntos  politicos.

Son los dirigentes quienes participan en los estudios y deliberaciones que precede cualquier toma de decisiones y las articulan mediante leyes.

La elección se basa en personalidades o preferencias genéricas («siempre he sido socialista») raramente en el conocimiento de políticas especificas.

Así el ciudadano más que gobernar es gobernado. Porque carece de criterios claros respecto a los asuntos y acciones políticas concretas a realizar.

Su opinión es muy dependiente de la pregunta y su formulación. Habitualmente, construye las respuestas en función de la pregunta.

Ademas, la opinión publica es por naturaleza inestable e incluso contradictoria tanto a lo largo del tiempo como incluso en momentos particulares.

Cuando un asunto cobra una relevancia excepcional, el público desarrolla un conjunto de consideraciones homogéneas que puede cristalizar de forma estable a lo largo del tiempo.

Aunque esto implique inconsistencias que probablemente no son reconocidas, porque las respuestas se elaboran respecto al asunto que es mas patente y no para elaborar una solución general.

Principales referencias:

Neuman, W.R., 1986. The paradox of mass politics: Knowledge and opinion in the American electorate. Harvard University Press (documenta, mediante el estudio del periodo 48-80 en los Estados Unidos, la falta de interés y preferencias políticas de la mayor de la población, incluidas las clases profesionales; su inestabilidad y la influencia decisiva de una pequeña elite, menor del 5%, en configurar la opinion publica.).

Zaller, J.R., 1992. The nature and origins of mass opinion. Cambridge university press (Imprescindible, entre otras cosas describe la influencia de las elites e inestabilidad en el tiempo de la opinión pública).